viernes, 3 de marzo de 2017

Col·laboradors


Las alergias 

Vamos a entrar dentro de poco en la época del año en la que se dan con mayor frecuencia afectaciones alérgicas. La explosión reproductiva vegetal que se da en la época primaveral, es causante de muchas sintomatologías leves, a las que comúnmente llamamos alergias, aun cuando hay otros muchos factores que pueden desencadenar reacciones alergénicas.
Todas estas alteraciones o reacciones se deben a un factor externo a nuestro cuerpo, que nuestro sistema inmunitario no tolera, o simplemente cree que es perjudicial para nuestro cuerpo.

Es un trastorno que tiene un alcance amplio y se define como una reacción exagerada de nuestro sistema inmunológico, ante una sustancia a la cual cree somos sensibles. Esta reacción genera internamente, la producción instantánea de varias sustancias, como la histamina, que el cuerpo genera para poder combatir al factor alergénico que ha detectado. Un exceso de histamina inyectado en el sistema sanguíneo, produce unas ciertas sintomatologías.

Los agentes alergénicos se encuentran en todo nuestro alrededor y son muy variados. Las enfermedades alérgicas pueden parecer leves, pero la realidad es que ocasionan serios inconvenientes a quienes están afectados por ellas. Incluso se dan casos severos de alergias que pueden llegar a ser mortales.
Se tiene por cierto, que además de la sensibilidad determinada de una persona a un alérgeno, también puede influir en ello el factor hereditario.

En medicina se denominan alérgenos, a todas aquellas sustancias que pueden provocar una reacción alérgica en personas sensibles ya sea con una sensibilidad congénita o sobrevenida. Los alérgenos más comunes son: polen, esporas de hongos, ácaros del polvo, pieles o plumas de animales, ciertos insectos y picaduras de los mismos, ciertos alimentos, ciertos componentes químicos y ciertos medicamentos.

En el caso del polen primaveral se denomina alergia estacional y consiste en que cierto tipo de polen, es detectado como perjudicial por algunas personas sensibles, como una sustancia alergénica.
En plantas de flores grandes, los granos de polen masculino suelen ser grandes y son las abejas, quienes los transportan entre sus patas, de una flor a otra. Este tipo de polen no suele afectar a las personas. En cambio, el polen que genera procesos de alergia, es el de granos de tipo pequeño (diámetro como la mitad de un cabello), liviano y seco, que arrastra y disemina el aire, este es el polen que suelen generar muchos árboles, las hierbas de poca altura y las gramíneas.

Cuando una de estas sustancias (que puede ser casi cualquier cosa), entra en contacto con nuestro cuerpo, es reconocida como una sustancia perjudicial, el cuerpo secreta anticuerpos IgE específicos contra (en teoría) el alérgeno que ha llegado hasta el cuerpo, liberando en el torrente sanguíneo gran cantidad de histamina, que es lo que desencadena los síntomas típicos.  

El caso más grave de alergia se denomina Anafilaxia; se da una reacción alérgica generalizada, en la que se liberan los marcadores de forma general en todo el cuerpo produciendo reacciones graves: reacción respiratoria (dificultades respiratorias), vascular (bajada de presión arterial), cardíaca (taquicardia acentuada), pérdida de consciencia y crisis convulsivas. Este grado alérgico grave se denomina shock anafiláctico, siendo una situación en la que el riesgo vital es muy alto, siendo necesario avisar a los servicios médicos con rapidez; si estos llegan a tiempo, se puede recuperar a la víctima con una dosis inyectada y controlada de adrenalina.

Ante cualquier problema que pueda parecer una alergia, es muy recomendable acudir a una consulta médica, pues la medicina tiene ya protocolizadas una serie de pruebas que nos indicaran, cual es la sustancia que nos produce la alergia. En este caso y si es posible, lo mejor es evitar en lo posible esta sustancia.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]