miércoles, 22 de febrero de 2017

Diario de a bordo















Una sentencia de mínimos

Han pasado 5 días desde que conocimos la sentencia que emitió la Audiencia de Palma sobre el caso Nóos. El Tribunal constituido por 3 magistradas ha zanjado el tema con una sentencia de mínimos. El fiscal Pedro Horrach pedía para Iñaki Urdangarín un total de 19,5 años de cárcel, que han quedado en unos menguados 6,3. La explicación que se nos ha dado, es que el Tribunal ha desechado unos cuantos delitos atribuidos al “duque empalmado” -tal y como se autocalificaba él mismo en algunos de sus correos-. 
Ni las magistradas del Tribunal me pueden negar que hay una gran discrepancia entre las peticiones de la Fiscalía y la resolución final. Si el juez de instrucción, José Castro y después el fiscal Horrach vieron delitos a manta, en el vil comportamiento del ex duque, parece incomprensible, que luego el Tribunal no lo vea igual. ¿Habrán estudiado todos ellos la misma carrera de Derecho?

Y qué decir del fallo judicial para con la Infanta, cuando en sólo 3 párrafos se la absuelve, alegando que “desconocía el origen del dinero”. Entonces y a partir de esa sentencia, cualquiera que sea acusado de robo o similar, se puede acoger a esta sentencia y puede decir tranquilamente: “Señoría, al igual que la infanta Cristina de Borbón en el caso Nóos, que acabó siendo absuelta, desconozco el origen del dinero que tenía en casa dentro de una caja de cartón”.

Por si todo esto no fuera suficientemente vergonzoso, añado que el reproche no acaba aquí, tengo más: la sentencia más esperada de los últimos años, considera que Urdangarín “utilizó su privilegiado posicionamiento institucional” para ejercer una “presión moral” sobre algunos funcionarios públicos con objeto de obtener contratos públicos irregulares.
La Audiencia de Palma ha impuesto al matrimonio encausado, Urdangarín-Borbón, el pago de 512.000 €.
Me pregunto si no tenían calculadora cuando redactaron la sentencia. Veamos: si en 2010 se tenía por seguro, que desde una organización sin ánimo de lucro, se embolsaron 5.800.000 €, proveniente de administraciones públicas, por trabajos que nunca se hicieron. Si además en 2010, la Agencia Tributaria, presentó al juez Castro, un informe donde se estimaba que las operaciones del entramado empresarial del caso Nóos, había defraudado la cantidad de 230.000 €, correspondiente al Impuesto de Sociedades de 2007.
Si sumamos ambas cantidades, sobrepasa los 6.000.000 de €, y dice que se salda todo con una multa de 512.000 €. Ya sé que Urdangarín tenía un socio de fechorías, Torres, pero es que aun así deberían salir por lo menos a 3.000.000 cada uno. Perdonen, pero esto parece las cuentas del Gran Capitán.

El día que se conoció la sentencia, el fiscal Horrach anticipó que pediría una vista para pedir la entrada en prisión de Urdangarín, ahora sin embargo acaba de rectificar: dice que pedirá una fianza a cambio de eludir la pena de cárcel. En fin, los volantazos que da este fiscal son considerables y desde que investigaba con el juez de instrucción Castro hasta hoy, parecen haber variado mucho sus consideraciones sobre el caso.

¿Qué se ha conseguido con el juicio? Con todo este escándalo hemos visto a 2 personas de la familia real condenados a la pena de telediario, pero en el fondo el resumen podría quedar tal que así:
Para mí, si algo ha aportado esta sentencia a los españoles, es el cambio de rey. Entiendo que esta sentencia también nos ha dejado claro, que “los españoles no somos todos iguales ante la ley”. No, indudablemente, hay unos más iguales que otros. Es más, creo que, si los acusados por el caso Nóos no hubieran sido miembros de la casa real, ya llevarían días en prisión.
Si por comprar pañales con una tarjeta de crédito ajena, se condenó a una madre a pena de cárcel, qué no habría que hacer con los del caso Nóos?
Véase como muestra, que el socio de Urdangarín, Torres, ha sido condenado incluso a una pena mayor que el ex “duque empalmado”, pero claro este no forma parte de la familia real.

Sería muy interesante, que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hiciera encuestas en la población preguntando sobre esta sentencia. Sería interesante saber, si hay una mayoría de encuestados que llegan a mis mismas consideraciones, o si por el contrario, hay una mayoría que acepta a pies juntillas sin más, la explicación de la sentencia.  Ya que hacen encuestas incluso sobre el consumo de agua, por qué no hacerlas sobre qué opinamos los españoles sobre el funcionamiento de la Justicia y si realmente creemos el artículo de la Constitución, cuando dice “todos los españoles son iguales ante la ley”?

Mijail

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]