miércoles, 25 de enero de 2017

Diario de a bordo


Una conferencia de titiriteros

Ayer Puigdemont, el melenudo president de la Generalitat, se fue con sus compas independentistas a Bruselas para explicar al mundo sus ilusiones separatistas -porque en el fondo, no son más que ilusiones-. Por lo que sé, allí no se les quiso ni recibir por parte de los máximos representantes de la Unión Europea, Comisión Europea y Parlamento Europeo. El triste resumen es la asistencia de 300 personas con muy poca relevancia política, entre las que había tan sólo algún europarlamentario.
Vaya, que digo yo, que seguramente en la UE no están demasiado concienciados para escucharles y les dieron esquinazo.
De tal manera fueron las cosas, que parece que tuvieron que alquilar una sala. En total creo la bromita que ha costado unos 127.000 € del ala. De dinero público, oiga,  que nos toca pagar a los contribuyentes catalanes a tocateja. Bien parece que hayamos tirado el dinero a la basura. Pero Puigdemont al igual que Mas y su comparsa, están erre que erre, centrados en su independencia.

Si juzgamos por el resultado obtenido en términos de utilidad ciudadana, para explicar su proyecto independentista y llorar con lágrimas de cocodrilo, diciendo que están siendo perseguidos judicialmente, pero no dijeron ni media palabra sobre las mangancias de CiU en nombre de Catalunya.

Me parece que como están tan enfrascados en su “prusés” no se dan cuenta de lo que está pasando a su alrededor. Y a su alrededor ha ocurrido, que recientemente el Tribunal Constitucional alemán, dirigiéndose a un grupo independentista que tienen en Baviera, ha contestado que ningún “Lander” o región del país, puede independizarse de los demás. Es más, lo hace al amparo del artículo 21 de la Constitución, que declara inconstitucionales los partidos que con su comportamiento puedan poner en peligro la existencia de la República Federal de Alemania.
Sin duda, ese artículo falta en la Constitución española; aconsejo que se tome nota para ponerlo cuando se haga cualquier reforma constitucional.
Pero este razonamiento del Tribunal Constitucional alemán, también está en la Constitución Española, esa que sueñan con quemar los separatistas catalanes.

A Mas le gustaba hacer un acto institucional donde estuviera presente algún francés ilustre, para así, demostrar que él sabe hablar en el idioma galo. Pues bien, pueden empezar por fijarse en Francia, donde su Constitución y en su artículo 89, señala que ningún procedimiento de revisión puede ser llevado a cabo, cuando se refiera a modificar la integridad del territorio.

Pero podemos encontrar otros ejemplos: en la Constitución italiana, artículo 126, en caso de intento se secesión -o intento-, habla de que el propio Presidente de la República, puede por decreto disolver el Consejo Regional e incluso remover al Presidente de la Junta Regional, si se realizan actos contrarios a la Constitución.

Vayamos a la Constitución noruega donde se cita en su artículo 1, que el Reino de Noruega es un Estado libre, independiente e indivisible.

Suiza no se queda atrás, cuando en su artículo 53 señala como toda modificación en el número de cantones o su estatus se someterá al voto del pueblo y de sus cantones.

En Lituania aparece en su artículo 3, donde se dice que el pueblo y cada ciudadano tienen derecho a oponerse a cualquier atentado contra la integridad del territorio.

También en Bulgaria aparece en su artículo 3, como ninguna parte del pueblo o partido político, usurpará el ejercicio de la soberanía popular. 

En la Constitución rusa y en su artículo 4, se asegura la integridad de su territorio.

En el artículo 2 de la Constitución de Estonia, se dice que el territorio del Estado Estonio, es un todo inseparable e indivisible.

E incluso, la Corte Suprema de Estados Unidos, señala que la Constitución, en todas sus disposiciones, vela por una unión indestructible compuesta por estados indestructibles.

Y así podríamos seguir citando otros muchos países, cuyas constituciones tienen un artículo en el mismo sentido que tenemos también en España. El Estado tiene en su carta magna un artículo con ese redactado y lo que debe hacerse, es aplicar la ley, aun cuando los señores Mas, Puigdemont y sus compas, en su convicción de mesiánicos privilegiados, no estén de acuerdo con que se les aplique la ley.

A veces creo, que tienen tanto afán independentista que les envuelve no les permite oír otros razonamientos que no sean los secesionistas.
Alguien dijo que no hay más sordo que el que no quiere oír.
Hombre, yo no creo que físicamente estén sordos, no lo parece; si acaso tienen sordera selectiva. Pero en el fondo, en el fondo, todo esto tiene un diagnóstico muy concreto: eliminar vigilancia para poder pillar mucho dinero.

Mijail

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]