lunes, 9 de enero de 2017

Diario de a bordo


La casta de los morados

En enero de 2014 se presentó en España un nuevo partido político llamado “Podemos”, emulando al “Yes, we can” (Nosotros podemos) de Obama en 2008.

El nuevo partido no comenzaba de cero, sino que había nacido de, y estaba respaldado por, el Movimiento de los Indignados del 15-M. Eran gente joven que exhibían en todo momento una aureola de pureza política, de seriedad humana y de justeza social de las que emanaban buenas intenciones (si bien nunca se ofrecieron soluciones concretas, ni las hemos visto en Ayuntamientos donde gobiernan).
Quizás fue por ello, por este atisbo de esperanza, pero también por el cansancio de la partitocrácia, unido a los desengaños con los que nos han obsequiado los partidos clásicos, lo que hizo que en mayo de 2014 obtuvieran cinco escaños en unas elecciones europeas, cuando ni siquiera los habían soñado.

Desde entonces han presentado candidaturas en todas las elecciones que se han celebrado en nuestro país, obteniendo buenos resultados. De la misma manera, han arrastrado consigo un número considerable de escándalos a todos los niveles, desde un indisimulado egocentrismo tirano por parte de su líder, cesando de sus cargos a sus subordinados en el momento que han mostrado discrepancias con él, hasta descubrirse unos cobros, por parte de las principales personas de la cúpula y que a todas luces pareciendo indebidos, no han sido reintegrados por parte de la formación.
Hasta aquí, hay quien piensa aquello de  “a nadie  amarga un dulce”. Otros no coincidentes con los primeros, pensamos que en definitiva estos chicos no son sino unos “fantasmas” más del montón.

Pero vayamos a la hemeroteca, vayamos:

En 17-11-2014, El Mundo publicaba el siguiente titular: “Errejón cobra 1.825 euros por un trabajo al que apenas se dedica”.

El 21-1-2015, el País publicaba: “Monedero cobró 425.000 euros por asesorar a Venezuela y sus socios”.

El 26-1-2015, El Mundo publicaba: “Monedero ingresó otro millón de Venezuela desde una fundación”.

El 18-3-2016, ABC publicaba: Irán y Venezuela patrocinaron el nacimiento de Podemos”…”los investigadores denominan el `entramado de comunicación de Podemos´ ha ingresado de Irán, alrededor de 700.000 euros anuales entre finales de 2012 y 2015”.

En 4-4-2016, El Confidencial publicó: “Venezuela pagó 7 millones a Iglesias y Monedero para extender el bolivarismo”

En 23-6-2016, OK Diario publicó:”Podemos pagó 17.000€ en sobresueldos a Bescansa a través de contratos ‘fantasma’ con la Complutense”.

Ni que decir tiene, que existen dudas sobre la correcta aplicación fiscal que se puede derivar de estos cobros, tanto es así que Monedero, cuando se publicó su cobro de 425.000 euros, corrió a ingresar en Hacienda 200.000 euros para no ser acusado de fraude fiscal.
Pero esto, que sin ser un asunto menor, choca con “la pureza política, la seriedad humana y la justeza social”, nos lleva a otro plano si se quiere menos teórico, pero no por ello menos llamativo. Y es que siendo una de las máximas de Podemos, la de exigir “dedicar el dinero a Gasto Social” (hace muy poco lo volvía a repetir Echenique), a estas alturas de 2017, aún no tenemos noticias de que todo ese dineral que han cobrado, lo hayan dedicado a “Gasto Social”. ¿Y entonces qué pasa? ¿Es que predican lo contrario de sus actos?
¿O que han hecho con ese dinero. Lo han dedicado acaso a sus pecunios particulares, como han hecho otros a quienes ellos acertadamente critican?
                                                 
Por tanto, perdónenme señores y señoras de Podemos, pero no puedo por menos que verlos a ustedes como a unos “fantasmas”, como a unos vulgares pilla-dineros tal y como Uds. califican a los demás partidos políticos, a los que Uds. llaman “casta”, cuando Uds. son sin duda, también “casta”.

Así pues, no intenten darnos lecciones, pues mal puede enseñar, quien no quiere aprender. Y Uds. no quieren aprender el significado de la palabra libertad y mucho menos aprender, el significado del concepto “cumplimiento de la ley”, aunque me temo que conocen muy bien lo que significa, retorcerla como un alambre. 
 Algunos de Uds. puede que sean como dicen, profesores de universidad; créanme que compadezco a sus alumnos.

Mijail  

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]