jueves, 10 de noviembre de 2016

El Confidente


Trump, presidente

Hacía tiempo que la mayoría de los medios de comunicación (aún de colores políticos distintos) no coincidían en algo: en que sorpresivamente, Trump ha ganado las elecciones en EEUU.
Es cierto que ha supuesto una sorpresa para el mundo occidental, pero no tanto porque los norteamericanos hayan votado mayoritariamente a Donald Trump como futuro presidente, sino porque nadie fuera capaz de predecirlo.

Hasta el pasado lunes las empresas demoscópicas nos decían que la candidata demócrata, ganaba por cuatro, ocho o diez puntos, pero hete aquí que ha sucedido todo lo contrario.
Seguramente, si hicieran las predicciones electorales los más viejos del lugar, sería lo mismo y encima se ahorrarían mucho dinero.

Después de comprobar lo poco certeras que fueron las previsiones con el Brexit inglés, con el referéndum colombiano sobre las FARC y visto lo de las elecciones USA, me pregunto para qué sirven tantas sesudas encuestas, tanto “big data” y tantos analistas, si no son capaces ni de aproximarse a los resultados electorales. ¿No hubieran sido más certeros y hubieran quedado mejor, haciendo una encuesta seria en Ohio, cuando se sabe por tradición, que este estado siempre vota a quien será presidente?

Las claves del éxito de Trump pueden ser varias. Recordemos que hace un año nadie hubiera apostado un solo dólar por él como presidente, pero parece ser que tenía un plan, o si se quiere una intuición. Parece que Trump ha sabido leer el descontento ciudadano mayoritario con la administración Obama y anteriores, un descontento incluso con algunas cuestiones del establishment que ha denunciado, por supuesto a sabiendas de que ello gustaría a sus potenciales electores.

De hecho, el New York Times venía publicando (y el lunes lo repitió) un dato significativo al que parece nadie hizo caso; decía que el candidato Trump estaba liderando una campaña inverisímil y a menudo amenazante contra la élite política. Que mantenía una ligera ventaja en algunos estados y que ello se podía explicar, porque “había atraído a los electores blancos de la clase trabajadora, lo cual le daba una gran fortaleza”.

Que la administración Obama, habiendo sacado al país de la crisis, dejando la tasa de paro en el 4,9%,
mientras ha bajado el poder adquisitivo de la clase media, después de haber duplicado la deuda pública del país, es algo que ha podido pasar factura al partido demócrata, habiendo podido aconsejar votar a Trump incluso, no por convencimiento, sino como castigo al partido demócrata, visto que Hillary forma parte de establishment. Podríamos estar ante un voto por motivos de “bolsillo”, si no fuera porque seguramente existen otros factores que pueden ayudar, como es el tema de la emigración, el modelo comercial, la defensa de su entidad cultural estadounidense y las medidas antiterroristas.

Sin embargo, el programa del candidato ganador apenas tiene ideas económicas, si acaso unas intenciones keynesianas: arreglar infraestructuras y bajar impuestos. Por tanto, no se puede considerar que su programa económico fuera demasiado atrayente.

Otro motivo indudable en su victoria, es que Trump estaba en cualquier canal de la televisión; era actualidad, ya fuera como payaso, racista, machista, e incluso haciendo de muñeco. Daba igual; el caso era tener publicidad y presencia en los medios para colocar insistentemente su mensaje: “Los americanos primero”, con todo lo que ello conlleva, que no es poco.
En todo caso, veremos qué hace Trump por mejorar las condiciones de vida de la clase media y cómo defiende a los americanos.

Algo que ha hecho Trump en su infumable campaña, es reventar aquello que se llama lo “políticamente correcto”; digamos que ahora se puede hablar con toda crudeza sobre cualquier tema.

Ayer también, los medios se pusieron de acuerdo en criticar a Hillary Clinton, por no comparecer inmediatamente después de conocerse los resultados electorales; puede que no tuviera escrito su discurso, por creer firmemente que iba a ganar.

De momento las empresas demoscópicas, no nos han dicho cómo puede acaba esta aventura, claro que tampoco supieron predecir los resultados electorales. En el futuro, mejor será que publiquen todo lo contrario a sus previsiones, quizás así acierten.   

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]