viernes, 25 de noviembre de 2016

Diario de a bordo


Los lloriqueos de unos victimistas  

El martes vimos el último capítulo por ahora, del culebrón “somos independentistas”. El Congreso acaba de autorizar al Tribunal Supremo, a imputar al ínclito Francesc Homs por la consultita del 9-N.

Nada, que la tribu de los “somos independentistas” insiste y persiste, en que desde “Madrit” se les persigue por sus ideas. Yo por el contrario, creo que la Justicia les quiere empitonar por sus actos, que viene a ser cosa distinta.

Que monten una expedición con Carles Puigdemont, Artur Mas, Oriol Junqueras y el del “gorro negro”, entre otros, a “Madrit” –como dicen ellos- para desde allí, lloriquear cual tribu de plañideras, implorando un privilegio para su compañero Kiko Homs –lo llaman así-, ilustra como antes nunca habíamos visto, cuál es su verdadera intención: la consecución de privilegios e incluso en algunos casos, la garantía de poder seguir robando sin que ningún justicia les molestara.
En el fondo venían a decir: como hasta ahora Kiko como diputado, tenía el privilegio de no ser juzgado, pues simplemente defendían que no se le retirara este privilegio –lo que sí hizo el Congreso- y en consecuencia no pudiera ser juzgado.
De todas formas, como dicen que Kiko no ha cometido ningún delito, parece que no deberían estar tan preocupados. ¿O es que por el contrario, saben que sí ha cometido un delito?

La tribu de los “somos independentistas”  se nos muestra siempre en el tono “victimista” que les enseñó el patriarca Pujol, defendiendo unos privilegios que en muchas ocasiones son de carácter personal, como en el caso que nos ocupa.

Por cierto, me he tomado la molestia de buscar el concepto psiquiátrico de victimismo: “El victimismo es un trastorno paranoide de la personalidad, en la que el sujeto adopta un rol de víctima a fin de, por un lado, culpar a otros de conductas propias, y por otro, enarbolar la compasión de terceros como defensa a supuestos ataques”. No sé si encuadra con el tema que aquí traigo, pero ahí lo dejo, a fin de que cada cual pueda extraer sus propias conclusiones.

Ahora Kiko puede ser –y será- imputado, por organizar siendo conseller de Presidencia, una consultita soberanista con urnas acartonadas, el 9 de noviembre de 2014.
Él procesable compareció después de la votación, para calificar la decisión del Congreso como una forma de “judicialización” y “criminalización del adversario político”, en lo que ha calificado como “Operación Cataluña“.
Otra mentira independentista, una más, pues será procesado judicialmente, no por pensar diferente como él dice, sino por desobedecer una sentencia del más alto tribunal del país: el Tribunal Constitucional.
Aprovechó el uso del micrófono, para denunciar que esta actitud contra su persona, sólo responde a una campaña de “propaganda” del Gobierno de “Madrit”. ¡Vaya hombre. Mira por donde! Que un propagandista acuse a otro de su misma actitud, sólo denota y resalta lo que siempre han demostrado ser: unos perfectos hipócritas.

Se dice “off the record”, que en la Mesa del Congreso los independentistas imploraron que no se votara el suplicatorio para que Kiko pudiera ser juzgado, porque con ello lo podrían inhabilitar. Así pues, parece que esta, la vía judicial, no les gusta a los del culebrón “somos independentistas”.
¡Y a mí me parece una solución perfecta para resolver sus cabezonerías!
¿Y Ud. qué piensa al respecto?

Mijail

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]