miércoles, 8 de abril de 2015

Col•laboradors









Holanda se replantea su modelo multicultural 

A partir del pasado mes de enero, Holanda, donde el  6% de la población es musulmana, se replantea su concepto de multiculturalismo.

El gobierno holandés está harto de ser "maltratado" por los musulmanes y abandona dicho modelo. Durante años, un bienintencionado multiculturalismo, no ha hecho más que alentar a los inmigrantes musulmanes, ayudándoles a crear una "sociedad paralela" ajena a holandesa.
El malestar entre los holandeses ha ido creciendo hasta que el 16 de junio pasado, el ministro del Interior, Piet Hein Donner, presentó un nuevo proyecto de ley en el Parlamento holandés diciendo:

“El Gobierno comparte la insatisfacción del pueblo holandés frente al modelo de sociedad multicultural en Holanda y expresa su intención de centrar sus prioridades hacia los valores fundamentales del pueblo holandés. En el nuevo sistema de integración, los valores holandeses van a tener un rol fundamental y por ello el gobierno no se adhiere más, al modelo de sociedad multicultural”.

"Una integración más rigurosa es ahora perfectamente justificada. La sociedad holandesa, está a punto de disgregarse en términos de identidad y los holandeses ya no se sienten como en su propia casa. Por ello el Gobierno cree que esta orientación se ha vuelto absolutamente necesaria”.

La nueva política de integración será mucho más exigente para con los inmigrantes. Por ejemplo, los inmigrantes deberán aprender obligatoriamente el idioma holandés y el gobierno va a tomar serias medidas coercitivas, con los inmigrantes que ignoren los valores del país y desobedezcan las leyes holandesas.

El Gobierno holandés también deja de otorgar subsidios especiales a los musulmanes en favor de la integración ya que de cualquier manera, ellos la ignoran. Según Donner, "no corresponde al Gobierno ni a los fondos públicos, integrar a los inmigrantes".

Este proyecto  también prevé la creación de dos legislaciones la primera, prohibiendo los casamientos forzados y la segunda, imponiendo severas medidas para los inmigrantes musulmanes que disminuyan voluntariamente sus posibilidades de trabajar, simplemente por la manera que tienen de vestirse.
En concreto, el Gobierno prohíbe el uso de vestimentas que cubran todo el rostro como el velo, el burka y el nikab, todo esto ha entrado en vigor desde el mes de enero.

Holanda se ha dado cuenta, quizás un poco tarde, que su liberalismo multicultural podía llegar a convertir su país en un territorio de "tribus musulmanas", cuyo objetivo primordial podría ser destruir a la nación que los albergó y a su propia identidad holandesa.

Se tiene como muy probable, que Australia, el Reino Unido, Canadá, Bélgica, Francia y USA adopten esta iniciativa, con el fin de poner coto a la proliferación mundial musulmana en estos países, la cual no respeta a nada ni a nadie, cuando no, se vanaglorian en público de no hacerlo.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]