jueves, 26 de marzo de 2015

El Confidente



















Las sospechas de una juez 

Ya iba siendo hora, de que alguien con capacidad jurídica, llámese fiscal o llámese juez, vaya recordando a ciertos personajillos con el marchamo de “importantes”, que legalmente hablando todos somos iguales ante la ley, en consecuencia aquello del “usted no sabe con quién está hablando”, es ya un concepto tan pasado de moda como la luz de un candil.
Para mi es importante, que algún juez le vaya recordando este cambio al personal, no sea que algunos se crean distintos al común de los ciudadanos, por aquello del “yo tengo unos privilegios que no tienen los demás”.

Por fin, la juez del número 31 de Barcelona, ha enviado una comisión rogatoria a las autoridades de Andorra, pidiendo de nuevo información sobre el patrimonio de los Pujol, “para aclarar la titularidad y disponibilidad de los fondos depositados en las cuentas” además de “conocer su origen real”. La juez sospecha a fin de cuentas, que el origen de la fortuna de los Pujol pudo venir de “abusos”  del ex presidente.
Por ello, se dirige a Andbank y Banca Privada de Andorra en estos términos:
"La presente solicitud deviene imprescindible para poder determinar la autoría de los hechos denunciados y las medidas de investigación solicitadas se considera proporcionales",
Se refiere también a los depósitos de su esposa, Ferrusola y tres de sus hijos requiriendo datos sobre sus depósitos, ya que en ellos "pudieran haberse depositado fondos provenientes de conductas delictivas", todo unido a la sospecha explícita de que  “pudieran proceder de abusos en la alta función pública desempeñada por Jordi Pujol Soley, máximo responsable de la Administración Autónoma catalana durante más de 20 años".
                                               
Como elemento indiciario de sospecha añade: "Tras haber requerido al imputado Jordi Pujol Soley para que acreditara la alegada herencia de su padre y con ello el origen de los fondos aludidos, no atendió el requerimiento".
En esta nueva comisión rogatoria, ya no se habla del posible “delito fiscal”, un supuesto delictivo que las autoridades andorranas esgrimían como impedimento para facilitar la documentación, ahora solo se habla de posible delito: “fondos provenientes de posibles conductas delictivas”.

Ahora un afamado periodista catalán, acaba de publicar un artículo diciendo que mientras Pujol era presidente de la Generalitat, ya existían sospechas sobre su gestión. Es cierto; después de ver el hundimiento de Banca Catalana, muchos sospechábamos sobre el proceder de Pujol, pero apareció un elemento que no permitió esclarecer los hechos: desde hace tiempo se viene diciendo en medios periodísticos, que hubo una decisión jurídica que vergonzosamente torció la opción de juzgar a Pujol juntamente con sus 17 consejeros de Banca Catalana, por la descapitalización de la misma.
Una decisión tomada por la judicatura catalana, pero que podía haber sido recurrida por el Fiscal General del Estado, trasladando la decisión última a Madrid.
Por tanto, parece que en la decisión de no recurrir, pudo influir la decisión política de Felipe González para proteger a Pujol a cambio de futuros apoyos parlamentarios (como así fue).
Parece que en estos momentos Felipe González (quien ahora se empeña en defender a opositores venezolanos), debería pedir perdón a los catalanes por “proteger” a Pujol, con lo cual seguramente, se habría acabado con el pujolismo patriotero, que suponía el envolverse en la bandera para engrosar la cartera, una circunstancia que puede haber producido importantes mermas en las arcas públicas catalanas.

Lo que sospecha la juez viene a ser en definitiva, lo que cada vez más ciudadanos pensamos, que la abultada fortuna de los Pujol, pudo salir de fondos públicos catalanes ya fuere en forma de comisiones o en cualquier otra forma. Por primera vez en muchos años, es la primera vez que una juez escribe oficialmente: “pudieran proceder de abusos en la alta función pública”

Felipe González, ex presidente del gobierno, quien tampoco estuvo exento de que le lanzaran muchas sospechas parlamentarias en cara, no ha pedido ni pedirá perdón a los catalanes, por la decisión política de no recurrir la decisión judicial de no juzgar a Pujol. Es muy posible que este sea un baldón más, que acabe pesando electoralmente en contra de su partido en Cataluña.

Lo que se me hace extraño, es que la juez de Barcelona no cite a declarar en calidad de testigos, a personas que por razones de cargo en ese momento, pudieran conocer extremos sobre la quiebra de Banca Catalana, puesto que ello pudo haber generado una importante aportación a la fortuna extranjera de los Pujol. 

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]