jueves, 29 de enero de 2015

Diario de a bordo


¿Quién dijo que la banca no da crédito?

Cuando en un país se pasa abruptamente del exceso a la carencia, es que algo grave ha ocurrido.
Hasta mediados de 2007, vimos como los bancos iban persiguiendo a sus clientes para ofrecerles una hipoteca, con la que comprar un piso nuevo y además les sobrevaloraba la tasación o valoración del mismo (que justifica el importe final del préstamo), con una cantidad suficiente como para poder comprar muebles y coche. Ahora sin embargo, vemos todo lo contrario, no hay crédito ni para familias, ni para empresas, sólo lo hay para quien ya es suficientemente solvente, e incluso, no le es imprescindible pedir ningún crédito.

La banca se escuda ahora en un argumento que es de sentido común: no le prestamos dinero a nadie que no nos demuestre que es solvente y que va a poder devolvernos el crédito. Esto es lo que debieron haber hecho siempre, pero durante los años de la burbuja inmobiliaria hicieron todo lo contrario.

Después de que en España se hayan tenido que rescatar la mayoría de las cajas con dinero público, porque estaban quebradas a causa del agujero inmobiliario (si bien en algunas parece haberse dado casos de latrocinio), han decidido no dar crédito a quienes no sean solventes.
Pero realmente se ha cerrado el grifo del crédito para todos los insolventes? ¡Nooo!  Hay ciertos clientes que aún siendo de los más insolventes del país tienen un trato distinto. Y estos insolventes, sí que tienen los mayores créditos. Creo que el milagro lo hace “el apaño”.
Pero veamos cómo funciona la banca concediendo créditos: las garantías que pide la entidad bancaria son siempre bastantes superiores al importe del crédito concedido, aparte de que las garantías han de ser “reales” y no ficticias.

Y si el titular de un crédito bancario, debe ser en primer lugar, solvente y en segundo lugar, debe presentar unas garantías reales, cómo se entiende que los partidos políticos de este país (que no parecen ser nada solventes, ni parece que puedan presentar unas garantías reales, entre otras cosas, porque un partido político se puede acabar disolviendo como un azucarillo, si en un momento dado, cosecha escaso apoyo electoral) sean quienes tengan más crédito bancario?

Los partidos políticos, no tienen garantías reales, puesto que si no fuera así, no deberían una millonada a los bancos.
En 2012 recibieron unas subvenciones de 209 millones €, pero a final de año debían 237 millones. En definitiva, que quienes nos tienen que administrar, son de hecho, muy malos administradores. ¿Y eso…?

El Tribunal de Cuentas emitió un informe de fiscalización sobre el particular el pasado mes de junio, donde se muestra preocupado por el elevado nivel de endeudamiento que tienen los partidos políticos con representación parlamentaria.

La deuda de los 237 millones € se reparte entre todos, pero hay algunos que deben más que otros: El campeón es el PSOE con 71,6 millones €, a los que hay que añadir los 10,8 millones del Partido Socialista de Cataluña.
El Partido Popular con una deuda de 54,3 millones.
El PNV tenía una deuda de 28 millones.
CiU tenía un saldo deudor de 10 millones, pero los dos partidos por separado que forman la coalición sumaban más débitos: Unió Democrática debía 16,7 millones, mientras que Convergencia debía 3,5 millones.
Esquerra Republicana de Catalunya debía 2 millones.
Iniciativa per Catalunya debía 14,2 millones.
Eusko Alkartasuna-Amaiur, debía 2,2 millones
Bloque Nacionalista Galego, debía 4,3 millones y por último Unión Progreso y Democracia debía 365.000 €.
Algunas de estas deudas son bastante antiguas pero ahí están. ¿Y los bancos no les embargan cuando no pagan la tercera cuota?
Esperemos que estas deudas no sean condonadas por la banca, puesto que está expresamente prohibida la condonación por los bancos, de deudas crediticias.

El trato que tenemos, familias y empresas es un tanto distinto: si una familia no puede pagar tres recibos de su hipoteca, el banco le embarga el piso, o las garantías. En cambio a los partidos políticos, ni se les embarga, ni tan siquiera se les reclama la deuda. ¿Será que están exentos de embargo, o será que con ellos se hace la vista gorda? Si es lo primero mal, si es lo segundo, peor.

Mijail

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]