miércoles, 10 de diciembre de 2014

El Confidente


“Abenomics”, un ejemplo a no seguir

Después de muchos años con la economía japonesa  estancada, después de frecuentes cambios de Gobierno en busca de soluciones, después de las elecciones en  diciembre de 2012, el reelegido primer ministro, Shinzo Abe, impulsó una receta económica que ya había apuntado y retirado en 2007. Su meta fue “hacer revivir la economía que se encuentra estancada”, mediante lo que él definió como “las tres flechas”: Un estímulo fiscal masivo, una flexibilización monetaria masiva del Banco Central de Japón y unas reformas estructurales que impulsen la competitividad japonesa. Es lo que se conoce como el “Abenomics”.

Lo que ocurre, es que las teorías después hay que demostrarlas. Y lo demostrado, es que con estas medidas, Japón entra ahora en recesión, siendo por tanto, un ejemplo a no seguir en Europa.
Unas  medidas que económicamente pueden verse como contradictorias, han acabado hundiendo todavía más, la economía japonesa.
No fueron pocos los que en 2012 aplaudieron la reforma de las tres flechas y que hoy, permanecen silenciosos.
Sinceramente, parece que la solución económica tan largamente buscada por la sociedad japonesa, no pasa por encontrar a un primer ministro mago de las finanzas, sino por algo bastante más difícil, como es cambiar la mentalidad del país.

Pero veamos un poco las cifras de los resultados: el PIB japonés retrocedió un 7,6% anual en el segundo trimestre pasado, para seguir bajando un 1,6% en el tercer trimestre. Esto parece una economía destejedora, que no cuadra muy bien con los actuales estándares económicos occidentales y parece que tampoco da buenos resultados en los estándares orientales.

Lo que sí ha conseguido la teoría del Abenomics, es que la inversión pública no productiva, se haya disparado un 21%. Lo cual sin embargo, no ha servido para afianzar un crecimiento sano y sostenible de su modelo económico. Todo lo que se ha conseguido es aumentar la deuda y el gasto público no productivo.

El aumento de gasto público improductivo es un modelo que conocemos bien en España, sólo tenemos que recordar las políticas de Zapatero.
Se podrá alegar frente a este apartado, que Japón sólo tiene un 5% de tasa de paro, mientras que en España tenemos un 24%. Es cierto, pero es que
La tasa de paro japonesa, es un dato con segunda parte, y es que los salarios medios en Japón son hoy en día, un 10% inferiores, a los que tenían en 1990. ¿Estaríamos de acuerdo en copiar ese modelo?

La mágica combinación de Abe, empleando el expansionismo monetario del banco central, combinado con el hiper endeudamiento del Estado, es lo que ha creado una economía extremadamente apalancada y con unos fundamentos productivos o reales muy pobres.

Japón, que entra en una recesión de indeseables  consecuencias, está enseñando el camino que no debe tomar Europa, donde debemos aprender de una vez por todas, a reducir el déficit público por el costado de los gastos. Deberemos en suma, aprender a distinguir lo prioritario de lo secundario, o quién sabe, si de lo innecesario.  

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]