martes, 29 de abril de 2014

El Confidente


Un juicio que no parece muy normal

La semana pasada asistimos uno de los juicios más mediáticos que recuerdo; el juicio contra el juez Elpidio José Silva, por prevaricación. Los tres días que hemos visto partes del juicio, ha sido de lo más vistoso; hay enfrentamientos entre el presidente del TSJM y Elpidio, entre el presidente y el abogado de la defensa, hay mucha tensión en la sala, amenazas veladas, etc.
En la primera sesión, Elpidio decide sobre la marcha, que su abogado ya no le representa y pide tiempo para cambiarlo; algo que según me dice un experto sucede a veces y los jueces siempre aceptan el cambio; es más tienen la obligación de aceptarlo. Sin embargo aquí, el presidente del tribunal, Beltrán, no acepta que el acusado cambie de abogado. Elpidio le dice una y otra vez al presidente del tribunal, que él está sin abogado, que legalmente el juicio no puede continuar si él no tiene abogado y que por favor, le deje cambiar de abogado, pero el presidente del tribunal no accede. Al final, Elpidio muy nervioso, se dirige al presidente Beltran y le dice muy serio, que él recusa a ése tribunal, especialmente a su presidente y a una magistrada. Como el presidente hace caso omiso de lo que se le dice, al día siguiente Elpidio lleva la recusación por escrito.
Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, aparece en el juicio declarando como testigo contra el juez Elpidio, quien lo envió por dos veces a la cárcel.
A la vista del documento de recusación, el presidente del tribunal accede finalmente a suspender el juicio.

Según Elpidio, todo gira en torno a unos correos electrónicos corporativos que recibe y envía Blesa como presidente, quien declaró ante Elpidio por la extraña compra temeraria del National Bank of Florida, cuando parece no se debía haber comprado (había un informe alertador y negativo del Banco de España) por el precio que se pagó y que originó unas pérdidas a Caja Madrid de 500 millones de euros.

Aquí se dan algunas circunstancias muy curiosas, o por lo menos no habituales. Es decir, para empezar no es habitual que alguien llegue a ser presidente de una Caja, simplemente por ser amigo del ex presidente Aznar. Tampoco es normal que un presidente llegue a la caja y preguntando cual era el sueldo de su predecesor, ordene que en adelante ese sueldo se multiplique por dieciocho, según se ha dicho.

No parece muy normal, que un juez como Elpidio, envíe por dos veces a Blesa a la cárcel simplemente cuando va a declarar, si no existen serios indicios de culpabilidad, o que además exista el riesgo de que el acusado pueda hacer desaparecer pruebas. Por dos veces también, el TSJM ha excarcelado a Blesa rápidamente, esto tampoco es demasiado normal. ¿Y por qué antes de excarcelarlo, no pidió un informe de motivos al Juez Silva?

Por seguir con las anormalidades, diremos que no es normal que el caso Blesa con varios expedientes, lleve dos años instruyéndose y sin embargo el caso Elpidio se sustancie en tres semanas. Además, en junio del pasado año, Elpidio es apartado del caso, después de enviar a Blesa a la cárcel.
Para colmo de rarezas, resulta que el juez Elpidio decide entrar en política y encabezar un partido de nuevo cuño, con que presentarse a las elecciones europeas de mayo.
Como por arte de magia, el TSJM le señala el juicio a Elpidio para el pasado día 21, que es cuando hay que presentar las candidaturas a las elecciones. Llegando a este punto, no puedo por menos que señalar, que con el juicio mediático y puesto que Elpidio se muestra como una víctima del sistema judicial o bancario y con ello se le está haciendo una campaña electoral al candidato Elpidio. No parece fácil conseguir los votos que le hacen falta para ser elegido, pero puede conseguir bastantes votos y esto también sería en cierta manera, como un varapalo ciudadano para el sistema judicial que tenemos; no olvidemos que ha encarcelado por dos veces a un banquero, cuyo banco ha perjudicado a muchos españoles con las preferentes, a lo que podríamos añadir, sus ejecuciones hipotecarias. Y todo ello puede despertar simpatías entre los votantes.

Ignoro si Elpidio prevaricó al enviar a Blesa a la cárcel, pero es que tampoco sabemos que hay o que se dice, en los correos corporativos que él tanto reclama al TSJM y que este se niega a facilitarle como elemento probatorio.
Lo que si trascendió a través de una conversación con el juez que ahora está siendo juzgado, es que son correos que Blesa intercambia con Aznar, correos sobre miembros del PP y correos en definitiva, sobre el funcionamiento de Caja Madrid, incluida la compra del National Bank of Florida.

Tampoco es normal, que en un juicio el acusado, es decir en este caso Elpidio, interrumpa al testigo, al presidente del tribunal, al fiscal y a su propio abogado en multitud de ocasiones. Esto no ocurre nunca según me han explicado.

Para colmo, el pasado sábado comparece el ex abogado defensor del juez Elpidio en una cadena de televisión, para explicar que con este juicio han perdido todos, incluido él, que el juicio se ha señalado con muchas prisas, que una de las magistradas del tribunal, estaba en el Consejo de Administración de Caja Madrid y por tanto debía de haberse abstenido de ser magistrada para este tribunal. Explica que hay anomalías que pueden hacer que el juicio a Elpidio pueda ser declarado nulo, no sin antes hacer referencia una vez más, a que no se le han facilitado los correos corporativos.

Personalmente, pienso que si el juez Elpidio, pudo prevaricar llevando a la cárcel a Blesa sin motivo, el juez Beltrán pudo prevaricar también, al decidir continuar con el juicio, sabiendo que Elpidio no tiene abogado y además negándole implícitamente que pueda tener otro.

¿Y sí la clave de todo el asunto, estuviera en los correos corporativos que tanto piden y que el TSJM niega?
Desde luego, no puedo acabar de creerme la “paciencia franciscana” que el presidente del tribunal dice tener con Elpidio. ¿Y si la paciencia fuera obligada, por un temor de no sé quién, sospechando que Elpidio pueda tener copias guardadas del contenido de los correos y los pueda hacer públicos en un momento dado?
Me parece la única explicación lógica, para permitirle a Elpidio interrumpir continuamente al presidente del tribunal, puesto que el último día, a una señora preferentista que interrumpió increpando a Blesa, el presidente Beltrán la echó de la sala a la primera de cambio: “Salga de la sala y cien euros de multa”.

¿Qué está pasando aquí?

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]