miércoles, 3 de octubre de 2012

El Confidente



















Un buen ejemplo a seguir

Con la caída del telón de acero en 1989, una de las repúblicas soviéticas, Checoslovaquia, quedó dividida en dos; una de ellas Eslovaquia, con poco más de cinco millones de habitantes, acaba de dar al resto de socios de la Unión Europea, un ejemplo que la prensa en general ha comentado muy poco; la mayoría ni siquiera lo ha mencionado.

La Constitución eslovaca aprobada en 1992, establece, seguramente al igual que todas las demás del arco europeo, que un parlamentario no puede ser demandado en juicio, ni encarcelado, sin previa autorización del Parlamento. Es lo que se conoce como inmunidad parlamentaria.

Sin embargo en el mes de julio, el Parlamento eslovaco aprobó una resolución según la cual, queda abolida esta inmunidad; es lo que han venido a denominar “inmunidad punible”, para ello la práctica unanimidad del Parlamento, votó a favor del cambio en este sentido, tanto en la Constitución como del Código Penal.
En el pasado mes de septiembre entró en vigor el nuevo cambio. Ahora cualquier diputado del Parlamento, puede ser demandado o encarcelado, si comete algún delito; sólo gozarán de inmunidad, las opiniones y votaciones manifestadas en sede parlamentaria, sólo para este caso, se sigue requiriendo la autorización del Parlamento.

En febrero de este mismo año, el Parlamento ya abolió lo que ellos llaman “inmunidad infractiva”, entendiendo por ello, faltas simples como puede ser conducir con exceso de velocidad, con cierto grado de alcoholemia o simplemente, aparcar en zonas prohibidas. En ambas ocasiones, voto a favor de tales reformas hasta el propio Presidente, Iván Gasparovich. 

El partido mayoritario de izquierdas en el Parlamento, SMER, ya ha anticipado también que está estudiando hacer extensiva la abolición de la inmunidad punible incluso a los jueces. 

En todo caso, no estaría de más, que la Unión Europea, tan preocupada por el tema de las deudas y los déficits, tomara la misma iniciativa que el Parlamento eslovaco, más que nada, para que los parlamentarios, puedan predicar la igualdad desde la igualdad, y con objeto de dejar de ser vistos por los ciudadanos como unos privilegiados, toda vez que se disuadiría a algunos, que amparados detrás del escudo de la inmunidad parlamentaria, sienten tentaciones para ejercer a modo de piratas con patente de corso.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]