martes, 15 de diciembre de 2009

El Confidente

Un Gobierno exánime
    


¿Estamos enfilando el fin de la Legislatura? Esta es la pregunta que se hacen no pocos observadores políticos, coincidiendo con cantidad de ciudadanos atentos a los problemas de gobernanza de su país, que también son los suyos, puesto que les afectan siempre ya sea directa o indirectamente.

La situación, lamentablemente es la que es. Pero hagamos un poco de historia para no perdernos en este amplio laberinto de despropósitos: primero comenzó el Presidente diciendo que la economía española estaba en la Champions League de la economía mundial, pesara a quien le pesara.
El paso siguiente fue negar la crisis que ya nos había envuelto, cuando los indicadores del sector construcción, principal industria del país, así lo decían; llamándole: “Suave desaceleración” o directamente: “No estamos en crisis”.
El disparo del gasto publico, intentando desesperadamente contener o maquillar la crisis, es una buena prueba del cinismo gubernamental al negar la depresión económica y el aumento de impuestos a partir del próximo año, así lo certifica.

Para intentar retener los votos de Cataluña que lo mantendrían en el poder, el Presidente del Gobierno se comprometió en Campaña Electoral, a una reforma del Estatuto de Cataluña, que parece exceder los límites constitucionales; los tres años que se ha tomado el Tribunal Constitucional sin dictar sentencia, así parecen indicarlo. Un jurista de prestigio lo ha definido así: “No saben como decir un no, que parezca un sí ”. Otro jurista asegura que: “Habrá sentencia, pero será dolorosa para los nacionalistas catalanes”.
Los cuatro millones largos de parados, que según la UE acabarán llegando a cinco a lo largo de 2.010, pesan como una losa sobre un Gobierno que exánime, se manifiesta completamente a la defensiva y que desde hace meses, no desempeña su función como Gobierno, ofreciendo soluciones a los problemas, sino que sorprendentemente ejerce como oposición de la oposición; es decir, cuando el Gobierno llega al Parlamento, se sitúa virtualmente hablando, detrás de la bancada de la oposición y se dirige a ella con un discurso de oposición, culpándola de los errores en el gobierno de la nación, cuando dicha oposición no gobierna.

¿Qué nos dirán ahora, sobre el fracaso del Proyecto de Economía Sostenible, que supone, nada menos que la negativa en el rating español que ha lanzado S&P (poniendo en cuestión la sostenibilidad del endeudamiento del sector público) respaldado (ahí está el detalle), nada menos que por el Banco Central Europeo?

En el fondo, toda esta estructura político-económica ineficiente y fallida, denota un fracaso de proyecto, que lamentablemente están pagando (ahí está lo grave) por una parte, los cuatro millones largos de parados y por otra, la enorme deuda publica que nos ahogará a todos los españoles durante años, incluyendo a los nacionalistas catalanes y vascos, se independicen o no.

En cuanto a política exterior, sólo señalar la penosa forma con que se ha llevado a cabo la gestión del secuestro del Alakrana, con el pago de un rescate de 3 millones de euros que no sabemos aún quien acabará pagando, si el armador o el Estado.

El continuo apoyo a la dictadura magrebí, se ha visto ahora puesto en entredicho, con el secuestro de cooperantes españoles, por una célula de Al Qaeda Islámica Magrebí, que ven así una forma de atacar las relaciones españolas con el gobierno marroquí, en un intento por aislar a Marruecos.

El desgraciado caso Haidar (que puede acabar con consecuencias irreparables), no deja de ser la constatación de un Gobierno ineficiente y sin reflejos. Un Gobierno, que inerme ante la mala situación del país, optó por no convocar elecciones anticipadas previendo que las perdería y confiando con que el aire del paso del tiempo, escamparía la espesa niebla de su ineficiencia.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]