viernes, 4 de diciembre de 2009

Cartes al Director

Una política económica desastrosa nos arrastra a una Gran Deuda

Resulta verdaderamente alarmante que la ministra Salgado, después del gran batacazo experimentado por el sector de la Construcción, pretenda hurgar en la herida, con el aumento de impuestos tales como el IVA o el de Transmisiones, por la repercusión que ambos tienen en cualquier transacción, en concreto, en todo lo referente a la adquisición o venta de inmuebles y en la constitución de hipotecas sobre ellos. Pero lo que resulta todavía más inoportuno y demuestra una falta de sensibilidad social de nuestro Gobierno por el número de ciudadanos a los que puede afectar, y no necesariamente a los más ricos, sino a cualquiera que sea poseedor de una vivienda, es el hecho de que como ya lo ha anunciado la ministra, se vuelva a incidir en el tema del Catastro, sobre el que ya se ha elevado la referencia legal del valor de los inmuebles por encima de lo que señala la ley. El efecto de aplicar sobre el valor catastral de los inmuebles un coeficiente multiplicador del 1’01%, da lugar a que aquel se aprecie en un 1% lo que, como es sabido, va a repercutir inmediatamente en el IBI, el impuesto de la plusvalía local y el Impuesto de Sucesiones, que de momento no ha bajado.

Sobre estos últimos hay que decir que llueve sobre mojado y habrá que ver qué es lo que ocurre. Hay municipios como Lleida , que por su cuenta ya han aplicado aumentos exagerados sobre el valor catastral para cargar sobre los propietarios sus carencias de financiación, derivadas de la menor recaudación a consecuencia del estancamiento en la construcción.


Parece que el Gobierno está especialmente interesado en incrementar los efectos de la recesión sobre los ciudadanos, agobiado como está, por el efecto de una política económica desastrosa, del despilfarro del dinero recaudado en impuestos, en ayudas a bancos y a otros destinos que se ha demostrado, que no han tenido ningún efecto positivo ni para la ciudadanía ni para las pequeñas y medianas empresas ni, tan siquiera, para solucionar el paro que ya llega a niveles verdaderamente preocupantes.
Es evidente que lo que califica nuestro Ejecutivo, como una política de ayudas sociales, aparte de resultar ineficaz, descoordinada y no ser igual en su dispensación, le ha llevado a endeudarse hasta el punto de que, los intereses devengados por nuestra Deuda Pública, ya generan un importe de 22.000 millones anuales lo que, al no disponer de medios para amortizar deuda, le obliga a endeudarse cada vez más en una peligrosa tendencia que no sabemos hacia donde nos va a conducir, aunque sospecho que serán varias las generaciones de españoles que van a sufrir, en sus bolsillos, los efectos de esta política disparatada del Gobierno. Ya podemos empezar a hablar de Deuda Perpetua.

J. Rivera


--------------------------------------------------
Nota de la Redacció:
Les Cartes al Director aniran degudament identificades i no podran contenir ni insults, ni ser ofensives, en tot cas, no seran la nostra opinió sinó la del signant . En cap cas es mantindrà correspondència amb els autors. Les Cartes al Director es poden enviar a la nostra adreça:
ilergeta386@gmail.com

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]