viernes, 2 de octubre de 2009

A día de hoy

SICAV



El primer gobierno de Felipe González, aprobó en 1985, la constitución y normas de funcionamiento de las Sociedades de Inversión Mobiliaria de Capitales Variables (SICAV).

Actualmente, siguen funcionando en España 3.360 sociedades de este tipo. Lo más llamativo resulta ser su tributación al fisco, que ha estado siempre en el tipo “super reducido” del 1%. Es decir, la tributación para las SICAV de los ricos de verdad, que son quienes pueden invertir en estas sociedades, es simplemente testimonial, si lo comparamos con lo que pagamos los demás, por rendimientos de una cuenta de ahorros, por ejemplo, que está ahora en el 18%.
Pero no todos los españoles pueden invertir en las SICAV; entre las cuales existen sociedades cerradas, que no permiten la entrada a nuevos socios. Otras son abiertas, pero exigen una participación mínima de 2´4 millones de euros, lo cual no queda precisamente, al alcance de todos.

Y mientras que a trabajadores y clase media, el gobierno de F. González, nos “aconsejaba” no evadir dinero a otros países, bajo la amenaza de imputarnos un delito por evasión de capitales, a los ricos de verdad, les legalizaba las SICAV, “convenciéndoles” con un tipo de tributación del 1%, para que no cayeran en la tentación de invertir en otros países.

Las SICAV funcionan como sociedades anónimas de inversión colectiva, en valores bursátiles (renta fija y variable), que invierten en valores españoles, pero también de otros países. El sector industrial no está de acuerdo con este sistema y los ha calificado como “un fraude de ley”, ya que muchas de ellas, sólo tienen un accionista que aporta el capital y los otros 99 socios que exige el requisito de los 100, son unos figurantes o testaferros a los que se denomina mariachis.

En 2003, el PP pretendió reformar la tributación de las SICAV, para aplicarles un tipo de tributación del 35% (como el de Sociedades). Una reforma que finalmente no hizo, pero en ése debate apareció, que había 2.500 SICAV en las que un solo accionista concentraba el 25% del capital total.
Fue en 2004, cuando Hacienda “se atrevió” a incluir por primera vez en 20 años, a estas sociedades en un plan de investigación contra el fraude. La Inspección Fiscal inició más de 200 actas por fraude; el posible importe de las sanciones superaba los 70 millones de euros. Ante todo ello y extrañamente, los grupos políticos acordaron una amnistía fiscal; es como si se premiara el fraude con un perdón oficial.
La Inspección Fiscal se había atrevido a hurgar en el asunto, molestando a los ricos. Gran parte de las actas descubrían que la mayoría de las SICAV no cumplían con el requisito de tener una mínimo de 100 socios, pero se habían acogido a la tributación el 1% cuando no podían hacerlo, lo cual era, efectivamente, un fraude de ley.

Ante este panorama, PP, PSOE y CiU, se pusieron de acuerdo para que en lo sucesivo, los ricos no fueran molestados más en sus SICAV y aprovechando una Ley de Reformas Fiscales que se estaba tramitando en el Congreso, retiraron las competencias a Hacienda y se las dieron a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). También fueron anuladas todas las actas sancionadoras que habían sido iniciadas por la Inspección Fiscal.

Sorprende que por el momento, no se conozca ningún caso en el que se haya sancionado o suspendido alguna SICAV por fraude ley, mientras que muchos trabajadores han sido requeridos y sancionados por Hacienda por alguna que otra irregularidad en su declaración de renta.

Acaba de publicarse, que las SICAV han tenido en los últimos cinco años, unos beneficios de 8.000 millones de euros, pero en total sólo han pagado 56 millones de impuestos.
De todo ello se puede deducir, que las SICAV apoyadas extrañamente, por varios grupos políticos, puede serlo todo, menos igualitarias, solidarias y cohesionadoras; unas palabras que emplea muy a menudo Zapatero.

Un estudioso del tema bromea con el significado de las siglas SICAV, diciendo que puede significar: Sólo Interesa Coger Abundantes Ventajas.
Desde hace años se vienen formulando al respecto varias preguntas sin respuesta:
¿Por qué estos grupos políticos apoyan y alientan tal injusticia, permitiendo el fraude de ley?
¿Por qué los ricos de verdad, en las SICAV, sólo tributan por el 1% de sus beneficios, mientras que todos los demás, con muchos menos posibles, estamos sometidos a una presión fiscal muy elevada, ya sea vía IRPF o IVA?

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]