lunes, 24 de agosto de 2009

El Confidente

Como consejos para patio de colegio


Al ver la ligereza con la que trata el Gobierno, el asunto de los contagios por el “Influenzavirus A”, de origen porcino, alguien ha comentado con cierta sorna: “La gripe porcina ha venido y nadie sabe como ha sido”. Parece frívolo, trivializar con una enfermedad que está contagiando a miles de personas en todo el mundo y por la cual ya han fallecido 2.460 afectados.
Sin embargo, se quejan así, del mensaje oficial que nos está ofreciendo nuestro Gobierno, ante un virus que ya ha dejado 15 víctimas mortales en España y que sólo en lo que va de mes, ha producido unos 26.000 nuevos contagios.

Se quejan en definitiva, de que ante esta grave situación, un gobierno no puede darnos un mensaje casero y de tan poco calado científico, que bien puede ser tildado como consejos para patio de colegio: lavarse las manos con jabón, no estornudarle al vecino en la cara o tirar a la basura los pañuelos de papel usados, son principios básicos propios de todo aquel que ejerza de persona respetuosa y educada. Unos principios que no perderá ahora, pero que difícilmente incorporarán a su ritual diario, quien no tenga asumidos estos comportamientos, por más que la ministra de sanidad, Trini Jiménez, se lo aconseje con su sonriente expresión de ternura paternalista.
Y es que se trata de clarificar desde el Ministerio de Sanidad, unas cuestiones de sanidad pública, no de urbanidad.

Lo que la Ministra de Sanidad tiene que asegurarnos, de cara a una posible avalancha de infectados que podemos tener, en nuestro próximo y acostumbradamente, frío invierno, es que el sistema sanitario público nos garantice estar preparado y en alerta para lo que pueda suceder. También nos tienen que garantizar unas vacunas antivirales en cantidad suficiente, que sean eficaces y sin contraindicaciones, indicando a su vez cuales son los grupos de riesgo, cosa que aún no está demasiado clarificada.

Unas compañeras mexicanas residentes en Europa, me han explicado cual fue la respuesta (aunque tardía) del gobierno mexicano para aislar los focos de gripe; cerrar todo durante un tiempo para evitar una mayor extensión del contagio, lo cual conlleva, como es lógico, un gran coste económico. Una medida que no ha sido adoptada por Argentina.

No sabemos, porque no lo han dicho, cual de las dos soluciones adoptará el Gobierno español, que por el momento parece estar a verlas venir, fiándolo todo a la improvisación.
Parece que de nuestros políticos profesionales, debemos esperar algo más que supercherías y consejos para patio de colegio.

De momento no podemos hacer otra cosa que confiarnos a la sonriente ternura paternalista de la ministra de sanidad, Trini Jiménez, cuyos consejos institucionales son igual de pobres que los que nos daba su antecesora en el cargo, Celia Villalobos, con los huesos para el caldo, cuando hervía en actualidad el caso de las vacas locas.
Que tengamos suerte, me temo que la vamos a necesitar.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]