martes, 14 de julio de 2009

A día de hoy


Un país de casualidades



Es una casualidad que el ministro de trabajo, Celestino Corbacho Chaves, tenga el mismo apellido que el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves.

Es una casualidad, que siendo Manuel Chaves presidente de la Junta de Andalucía, se cambiara una ley que permitía otorgar una subvención a una empresa llamada MATSA.

Es una casualidad que en el momento de cambiar esta ley, la hija de Chaves, Paulina, estuviera trabajando en la empresa MATSA como apoderada de la misma.

Es una casualidad que después y como quien dice sin darse cuenta, Chaves aprobara y firmara la adjudicación de la subvención.
Es una casualidad que Paulina, tenga entre sus tareas la de solicitar subvenciones.

Es otra casualidad, que Chaves no supiera que precisamente era su hija, quien tramitaba las peticiones de subvención por parte de MATSA.
Sigue siendo una casualidad que Chaves no se abstuviera en la votación para adjudicar dicha subvención, cuando por lo visto, era lo que indica la ley.

Fue una casualidad, que en el 11 de marzo, Zapatero llamara a Chaves para proponerle como vicepresidente tercero del Gobierno.
Continua siendo muy casual, que Chaves confesara “Sentir vértigo” cuando oyó la propuesta. Lo que no explicó exactamente es la causa por la que “sintió vértigo”, si fue por la altura del cargo, por tener que irse a Madrid dejando su Sevilla, por tener que pasar de Presidente a Vicepresidente...etc?

Hemos sido informados sobre lo que dicen las voces de pasillo en los mentideros sevillanos: explican que efectivamente Chaves tenía motivos para sentir vértigo, ya que supuestamente, Zapatero le habría informado de que alguien en Andalucía, iba a abrir públicamente una carpeta muy bien documentada en cuya tapa se leía el nombre de MATSA. Ahora se dice que el lenguaraz, fue quien en su día abrió la carpeta de CLIMO CUBIERTA, que tantos quebraderos de cabeza le ha ocasionado a Chaves. Pero se dice que casualmente también, tiene otras carpetas guardadas, que hablan de asuntos en los que habría intervenido Chaves y que iría abriendo periódicamente. ¿Querrá la diosa casualidad, que el anónimo tenedor de las carpetas, abra alguna otra, para pública información?

Las voces de pasillo dicen también, que Chaves está desolado porque sabe que el partido no le va a defender, que simplemente lo va a abandonar a su suerte. ¿Era casualmente todo ello, el motivo por el cual Chaves sintió vértigo el 11 de marzo?

A día de hoy, no sabemos si casualmente se cumplirán estas predicciones, pero de lo que ya estamos bastante seguros, es de que estamos viviendo en un país de casualidades.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]