jueves, 21 de mayo de 2009

A día de hoy

La sentencia del Yak recae sobre Trillo

La condena de tres años al general Navarro, dictada por la Audiencia Nacional por las identificaciones falsas de 30 cadáveres del Yak-42 estrellado en Turquía, deja muy mal lugar a Federico Trillo, cuando siendo ministro de Defensa, un general del Ejército a sus ordenes, aceptó trasladar cadáveres sin identificar, entregándolos a familiares como identificados.

Tampoco quedó en muy buen lugar, cuando los dos forenses turcos, que se presentaron a testificar sin haber sido citados, testificaron que los mandos militares españoles eran conscientes de que se llevaban 30 cadáveres sin identificar porque tenían mucha prisa y que el general olía a alcohol cuando se presentó ante ellos.

El tema de las falsas identificaciones es muy grave, pero quizás haya otro tema del que nadie habla y tampoco se juzga: se dijo por aquel entonces, que el avión estrellado, había sido alquilado a Rusia por un bajo precio y que no estaba en condiciones de volar. Puede ocurrir y de hecho así es, que se juzgue una negligencia sobrevenida pero se pase de puntillas sobre la causa inicial: no se está juzgando a quien tomó la decisión de alquilar un avión a bajo coste y en malas condiciones, para transportar a 62 soldados que volvían de Afganistán en mayo del 2003. No se está juzgando en definitiva, a quien tomó la decisión de pagar poco por el alquiler de un avión poco seguro, arriesgando con ello la vida de los soldados.

Trillo anunció en junio de 1995, en el Congreso que: "Un subordinado hace lo que su jefe le ordena que haga, y las responsabilidades son imputables a su jefe". Luego, ¿hemos de pensar, que el avión siniestrado, fue alquilado por indicación del ministro? o ¿Hemos de creer también, que la repatriación de los 30 cadáveres sin identificar, se hizo por indicación del ministro?

A día de hoy, Trillo dice que ha puesto su cargo a disposición del partido, pero esto no soluciona nada y mucho menos, parece hacer justicia.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]