jueves, 12 de marzo de 2009

A día de hoy

El malestar entre los autónomos no concuerda con el optimismo de la campaña electoral


Quienes creyeron en un primer momento, que la crisis sólo alcanzaría a los trabajadores por cuenta ajena, se tienen que estar desmintiendo ahora a sí mismos. Una crisis económica acaba alcanzando directa o indirectamente a todos.
Ya sabemos y estamos viendo, como los trabajadores son los primeros en pagar los platos rotos y los 3,5 millones de parados así lo atestiguan. Pero junto a estos, también empieza a entrar en dificultades otro colectivo: los trabajadores autónomos.

Las organizaciones de trabajadores autónomos UPTA y ATA, aseguran que la situación que está viviendo el sector es sencillamente desesperante.
El presidente de ATA, Lorenzo Amor, manifiesta que están estudiando el convocar movilizaciones contra el Gobierno, en protesta por la falta de medidas que solucionen sus problemas. Dicen sentirse los más perjudicados por la crisis. De momento han comenzado con asambleas, van a seguir con concentraciones y manifestaciones, que podrían terminar con paros y huelga en el sector.

Los autónomos anuncian su desencanto y malestar frente a la gestión que el Gobierno está haciendo de la crisis.
Así pues, puede que veamos reivindicaciones públicas por parte de este colectivo. No ocurre lo mismo con el sector de trabajadores por cuenta ajena.
Aquí es donde tiene el problema Zapatero; los dos grandes sindicatos están “aconsejados” por el Gobierno, no en vano cobran subvenciones y en cambio las organizaciones de autónomos no tienen esa pleitesía.

A día de hoy, en el colectivo de los autónomos el malestar es creciente; un amigo se ha definido a sí mismo diciendo que más que autónomo se considera automono; dice tener los bolsillos tan vacíos como un mono.

Si finalmente deciden concentrarse frente al Congreso de los Diputados, deberían acordarse de preguntarle a Zapatero, donde están los dos millones de puestos de trabajo que prometió poco antes de las elecciones. Le llamaban “el mago optimista” pero creo que los dos calificativos eran una retranca, porque se ha demostrado que ni es mago para crear los dos millones de puestos de trabajo, ni ahora se le ve tan sonriente. En un acto público, Zapatero dijo una vez que todo se puede explicar con una sonrisa. Bien, pues ya saben todos los desempleados, cuando expliquen que están paro, que lo hagan con una sonrisa.


Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]