lunes, 12 de enero de 2009

El Confidente

Magdalena Álvarez, o la oposición de la oposición

Magdalena Álvarez, natural de San Fernando (Cádiz), fue diputada por Málaga en el Parlamento andaluz, hasta que en 1994, Chaves la nombró consejera de Economía en la Junta de Andalucía. Durante esa etapa fue la consejera con más protagonismo del Ejecutivo andaluz, puesto que ninguno de los dos presupuestos a la Junta de Andalucía que elaboró, fueron aprobados por el Parlamento.

En las elecciones generales de 2004, Álvarez formó parte del "Comité de Notables", formado por Zapatero para que le apoyasen en su candidatura a la Presidencia del Gobierno.
Se dice que Chaves se refería a ella como mi Maleni, que la eligió porque consideraba que era la más capaz de azotar (parlamentariamente hablando) con las dos manos a los populares, y que cuando se fue de la Junta de Andalucía a su nuevo cargo de ministra, Chaves lo celebró brindando con champán.

Maleni ha tenido algunos problemas al frente del Ministerio de Fomento que la han hecho famosa, desde el retraso en la llegada del AVE a Lleida, la huelga del Aeropuerto del Prat, los atascos ferroviarios en Barcelona, los problemas en la construcción del AVE a Barcelona, la caída del avión de Spanair en Barajas, el monumental atasco en la autopista A-7, el hundimiento del anden de Bellvitge y el reciente hundimiento de 60 metros de túnel del AVE. Unos problemas a los que ahora hay que sumar dos más: el caos por nieve en las carreteras de Madrid y el cierre temporal del aeropuerto de Barajas.
La ministra ha conseguido un récord insólito en la historia democrática: unir a toda la oposición pidiendo en dos ocasiones su dimisión; después de la huelga de trabajadores de el Prat y tras el caos en los trenes catalanes, pero puede que haya una tercera vez.

Como reciente elemento positivo en su gestión, podemos destacar que el AVE Barcelona-Lleida-Sevilla o Málaga es desde hoy directo, es decir no hace falta hacer transbordo en Madrid.
Como último problemilla, cabe citar, los motines y protestas recientes en el aeropuerto de Barajas, donde ayer permanecían los viajeros que ya se habían quedado en tierra el viernes por la gran nevada. Como consecuencia de que el aeropuerto no podía despejar las pistas de nieve, las compañías operadoras cancelaron 570 vuelos. Los 44.000 pasajeros afectados empezaron ayer a ser recolocados en otros aviones; la gran mayoría de estos afectados hicieron noche en el aeropuerto, con las maletas facturadas, sin comida y sin tener la certeza de poder salir en otro vuelo. El enfado acumulado durante 24 horas, abocó a pasajeros de tres vuelos (Lima, Montevideo y Buenos Aires) a amotinarse, teniendo que intervenir la Guardia Civil para desalojarlos.
Tras dos días caóticos, Barajas parece estar ahora recobrando la normalidad.

No sabemos como acabará calificando la historia a la ministra. En todo caso, estamos ante una ministra con un gran protagonismo mediático ya sea casual o buscado; lo suyo son sin duda alguna, tanto los desplantes despreciativos a quienes critican su acción de gobierno, como la confrontación dura, agria, sin contemplaciones y directa, con los miembros de la oposición parlamentaria; parece ser, que ése es el trabajo que mejor desempeña; el de oposición de la oposición.


Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]