viernes, 2 de enero de 2009

A día de hoy

El Ministerio de Igualdad, tiene alguna utilidad?

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, llegó al nuevo Ministerio de Igualdad, aupada por su padre, ex alcalde de su pueblo, peso pesado del socialismo andaluz y siendo ahijada del presidente Manuel Chaves.

Ella provenía de la dirección de la Agencia de Flamenco y arribó al Ministerio con ciertos aires de superioridad innecesarios. Para que los votantes no puedan pensar, que tan sólo se trataba de crear un Ministerio para colocar a una ministra, se justificó el nuevo Ministerio con el anuncio de que aprobaría una Ley de Igualdad, que se lucharía contra todas las formas de discriminación, ya sea por razón de raza, de edad, de orientación religiosa o sexual, contra la desigualdad laboral y por supuesto contra la violencia de género.

Zapatero quiso que fuera la Ley Integral contra la Violencia de Género, la que primero saliera aprobada por el Parlamento.
Ha acabado el año y es momento de hacer un pequeño balance de la situación: la discriminación de todo género y la desigualdad, en este país nunca han estado perseguidas por la Justicia, antes bien parecen haber sido consentidas.
Por otra parte, dice la ministra que en este país, hoy las mujeres están más protegidas que nunca y los agresores más aislados. Si es así, no se entiende como en el año 2007 las víctimas fueron 68, mientras que en el 2008 han pasado a ser 71.

Por el momento, lo que hemos visto de este Ministerio, son millones de euros gastados en anuncios y la continua publicación en prensa de la foto de la ministra con su sonrisa simpática.

En la entrevista que nos ofreció desde “su Cádiz” el pasado día 30 nos dijo que: “La ley de Igualdad hay que entenderla como un punto de partida, no como un punto de llegada”.
Perdone señora, no sé que le habrá enseñado a usted el socialismo andaluz, pero toda ley, está para que desde su cumplimiento, se ordene un determinado ámbito; lo contrario es tomar el pelo a los contribuyentes, que pagamos tanto el nuevo Ministerio con su sueldo de ministra incluido, como el “Observatorio de la violencia de género”, partidas económicas todas ellas a cargo de fondos públicos.

La pregunta de si nos es de alguna utilidad ciudadana el Ministerio de Igualdad, continua tan viva como en el día de su creación. Aparte del fracaso demostrado en el año que acaba de finalizar, me pregunto si veremos algún resultado positivo a lo largo del nuevo año y cuanto nos cuesta a los españoles cada foto con sonrisa, de la ministra publicada en la prensa?

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]