martes, 16 de diciembre de 2008

El Confidente

Nuevas aventuras de Maleni

Dicen las lenguas afiladas, que cuando llegó Magdalena Álvarez a Madrid como ministra, hubo una celebración entre las altas esferas de la Junta de Andalucía. Este cotorrillo que en principio parecía no tener pies ni cabeza, ha acabado tomando cuerpo y ahora se entiende perfectamente, la alegría que dicen demostró el barón Manuel Chaves cuando consiguió deshacerse de forma silenciosa, de Maleni como Consejera de Economía; dicen que brindaron con champán.

Maleni en cuanto que ministra de Fomento, ha estado en el punto de mira de muchos ciudadanos. La tontería de aparecer en las fotos de la revista Vogue con el dibujo del conejito blanco en el jersey, fue una menudencia si lo comparamos con la huelga de trabajadores del aeropuerto de el Prat y el caos en las infraestructuras catalanas del 2006. Ya sólo le faltó que le tocara también a ella, lidiar con el desgraciado accidente del avión estrellado de Spanair, con una comparecencia y unas explicaciones patéticas.

El pasado martes se le hundió un tramo de túnel, entre Aranjuez y Ontígola. Por este trazado pasa el AVE que va a Valencia, pero Fomento no lo ha difundido por tratarse de “un incidente de obra de carácter menor”.
El desplome que afectó a 60 metros próximos a la entrada, no produjo desgracias personales al haber sido desalojados precipitadamente los 30 trabajadores, pero quedaron sepultados un camión, una hormigonera, una excavadora y una maquina de sellar hormigón.

A pesar de todo Maleni no se amedrenta, ella está curtida en mil batallas, es una mujer dura y feroz con los diputados de la oposición, pero también es temida por sus subordinados. Dice que en tres años ha tenido cuatro jefes de prensa y tres responsables de gabinete; total que no le duran nada. Incluso hay funcionarios del Ministerio que hace tiempo la comparan en carácter a Isabel Tocino (PP) cuando estaba en el Ministerio de Medio Ambiente, a quien los cargos de confianza le duraban también tres suspiros.

Ella solita, puede presumir de tener un triste récord, el de haber conseguido unir a toda la oposición pidiendo su dimisión en dos ocasiones: tras la huelga de trabajadores de el Prat y tras el caos de las infraestructuras catalanas.
A pesar de todo, Maleni no reconoce nunca sus errores y por lo visto, cuando se enteró del derrumbe del túnel sentenció: “Van a rodar cabezas y no precisamente la mía”. Seguramente, a estas horas estará buscando un culpable que perderá su cargo, tal y cómo ha sucedido ya anteriormente.

En definitiva; genio y figura, hasta la sepultura, como dicen en su pueblo, San Fernando. Ya lo dijo en campaña electoral: “Antes partía que doblá”, pues eso.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]