viernes, 19 de diciembre de 2008

A día de hoy

¿Cuándo trabajan "sus señorías"?


Todos hemos podido ver imágenes de las bancadas del Congreso de Diputados, donde aparecen más asientos vacíos que ocupados; más bien parecen las gradas de la Unió Sportiva Lleida, que las gradas de la primera Cámara legislativa del país.
Casi no haría falta escribir, que en cualquier empleo, el absentismo constituye una causa de despido procedente. En cambio, este mismo supuesto de despido que legisló, para todos los asalariados del país el mismo Congreso de Diputados en su día, a “sus señorías” no les afecta.

Poco a poco, estamos llegando a la conclusión de que la “clase social de los diputados” tiene unos privilegios para sí, que niegan al resto de los ciudadanos, por tanto nada tiene de particular que al no asistir a su puesto de trabajo, sean vistos como unos gandules privilegiados, fieles defensores de sus prebendas.
Es sabido además, que hay diputados que se pasan los cuatro años bostezando y sólo sirven para votar.

Por otra parte, con su sueldo privilegiado quedan en una situación en la que no parece fácil que pueda afectarles la crisis económica, en cambio a los demás sí es probable que nos afecte en una u otra forma.
Otra característica es que, si “sus señorías” pueden permanecer en la Cámara por dos legislaturas ya tienen asegurada la pensión máxima, cuyo importe se parece poco a las que perciben nuestros mayores, muchos de los cuales debido a las bajas pensiones, están pasando verdaderos apuros para subsistir, debido al encarecimiento de los alimentos y demás gastos domésticos.

La ausencia de “sus señorías” en las sesiones, es un problema antiguo, que aunque consentido por los ciudadanos, se ha incrementado al imponer el presidente de la Cámara, adelantar las sesiones a las nueve de la mañana. Parece que a esa hora “sus señorías”, están en lo mejor de sus ensoñaciones.

A día de hoy, ellos no tienen ningún reparo en molestarse cuando reciben críticas por parte de ciudadanos que sufren la estrechez a causa de los bajos sueldos, pensiones o del paro.

En teoría el Congreso de Diputados debe funcionar con todos sus diputados sentados en las bancadas (salvo en caso de baja por enfermedad) y debe tener la misión de legislar para solucionar problemas generales de los ciudadanos... para solucionar?
También parece que, una “clase dirigente” incapaz de cumplir con su obligación laboral, de presentarse en su puesto de trabajo con puntualidad, no puede pedir máxima productividad laboral, ni máxima dedicación profesional a los demás ciudadanos, que somos quienes nos hacemos cargo de su abultada factura mes a mes.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]