jueves, 20 de noviembre de 2008

A día de hoy

De Ministerios Florero y chirigotas varias
Ya se sabe, que cuando uno encarga un traje al sastre y no tiene suficiente dinero para la tela, puede suceder que las mangas se le queden tan cortas como las de un chaleco. Algo parecido es lo que le ha pasado al Ministerio de Igualdad que inventó Zapatero para la compañera Bibiana Aído, ex directora de la Agencia Andaluza de Flamenco; muy simpática ella y con mucho salero, éle...

Dícese que se dice, que para contentar a la risueña gaditana, Zapatero se sacó de la manga un Ministerio para la hija de un ex-alcalde (hoy asesor de gabinete de la Diputación de Cádiz) y ahijada, nada menos que de Manuel Chaves. Pero cómo podía negarse Zapatero a una petición del patriarca Chaves? ¿Cómo podía desatender semejante recomendación si con ello teñía de rubio juvenil sonriente a su Gobierno? Alguien se malicia por demás, que la aceptó encantado, por considerar que sería como un contrapeso de imagen generacional importante para Maria Teresa Fernández de la Vega.

El encanto del nombramiento ministerial, se truncó por decirlo sedosamente, cuando se repartió el pastel presupuestario y al plato de Bibiana sólo acudieron algunas migajas. Coméntase que se comenta, que en ése momento Bibi al sentirse una ministra florero, montó en cólera contenida por decirlo con lisura. Es tan poco su presupuesto que sólo ha dado para que pueda inventar la palabra “miembra”.
Queda claro, que el Ministerio de Igualdad no es igual que los demás, por tanto oiga: de igualdad poca.

Dicen las voces de pasillo, que un Ministerio de Igualdad, casi vacío de funciones y con un presupuesto risible, da de sí, para que la risueña Bibiana sea tomada a chunga o a chirigota por sus compañeros de Gobierno, pero mucho cuidado, que Bibi es de Cádiz y sabe muy bien lo que son las chirigotas.

La chanza empezó con una pregunta en forma de gracieta: ¿Aído, ha ido? (al Congreso). La cosa continuó con bromitas y chunga, pero ahora la situación está llegando a unos límites que hacen presagiar un estallido bibiano-gaditano, en el que alguna ya ha tenido que poner cara de circunstancias: se conoce que la gallega Elena Espinosa, Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, solicitó, no se sabe con que intención, al Ministerio de Igualdad, un informe “sobre el impacto de género que podría tener un decreto de medidas contra la sequía”, a lo que Bibiana “renunció a sugerir alternativas al género femenino de sequía” y a renglón seguido contestó con la contundencia que le da el respaldo chavista: “no tiene impacto en el género”. Todo ello y leído entre líneas, podría ser algo así: si usted desea reírse, hágase cosquillas en los pies, porque de mi no se cachondea una gallega.

Mientras Zapatero con la cejas arqueadas intenta entender la comedieta, Bibiana se siente el blanco de las rechiflas con su Ministerio de Desigualdad. Mientras Espinosa se da cuenta de que “ha ido” demasiado lejos, los otros miembros y miembras del Gobierno aguantan como pueden la carcajada incontrolable. Este sí que es un Gobierno divertido.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]