lunes, 13 de octubre de 2008

(12 Oct 2008) El Confidente

El crash de 2008

Seguramente el crash bursátil de 10 octubre, pasará a la historia como la repetición del que ya tuvo lugar en octubre de 1929. El desplome de índices bursátiles ha sido profundo y generalizado, lo cual predice que las consecuencias serán duraderas (Alan Freeman, prestigioso economista británico predice que la crisis en EEUU durará 15 años).
Las medidas adoptadas por los gobiernos, les parecieron cortas a los mercaderes de títulos bursátiles y cundió el pánico.

No obstante, todo tiene un motivo y un porqué; son las consecuencias de los graves errores de bulto en materia de política monetaria, cometidos por la Reserva Federal estadounidense y repetidos en Europa por un Banco Central Europeo, que siguiendo la pauta, se aferró a mantener los tipos de interés muy bajos, defendiendo una ficticia pujanza económica y la gran entrada de impuestos. Así pues, en materia de política monetaria, se han limitado a mirar para otra parte no defendiendo ni alertando a inversores y consumidores.
Y si los Estados se ven ahora con las vergüenzas al aire, lógico es, que los mercados bursátiles se desplomen, en una clara declaración de total desconfianza.

El Gobierno español, se pasó meses negando que hubiera crisis cuando ya todos la veíamos, pero había pasado cuatro años viendo encantado, como se concedían unas hipotecas al 120% del valor de tasación, unas hipotecas que ahora se valoran en la mitad. Cualquier hijo de vecino sabe, que toda burbuja explota cuando llega a estar suficientemente hinchada. Además, los bancos pueden embargar las viviendas pero no hay mercado para venderlas después, mucho menos al precio de la tasación inicial (120%).

Dice Zapatero en su descargo, que él no tiene nada que ver con la crisis, que “se trata de una crisis global”, cuando en realidad, lo que debería decir para ceñirse a la realidad, es que él es tan culpable como todos los demás “presidentes del club”, que ahora buscan soluciones desesperadamente para poner parches de normalidad en una situación de economía reventada.
Hoy los jefes de Estado europeos, aprobarán capitalizar los bancos comunitarios en dificultades con fondos públicos y garantizar los préstamos interbancarios. Pero, quien ayuda a los parados que llevan dos meses sin cobrar el paro en Lleida? ¿Quién ayuda a los trabajadores que ya no llegan a fin de mes? ¿Quien ayuda a los pequeños comerciantes que como consecuencia de la crisis venden muy poco?. Ninguno de estos grupos tiene ninguna responsabilidad en esta crisis; lo que ya es vergonzoso, es que esta ayuda la tengamos que pagar como en anteriores ocasiones, a escote entre todos y todo para ayudar a los manirrotos de siempre.

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]