miércoles, 11 de marzo de 2015

Diario de a bordo


Los Pujol, una familia privilegiada en apuros

No hace tantos años, la familia “Pujol” era importante en Cataluña y como dicen algunos, “con mando en plaza”. Jordi Pujol fue presidente de la Generalitat durante 23 años y por lo visto, la suya, fue una familia privilegiada en esta época; podían hacer lo que les viniera en gana, mientras quienes debían fiscalizarles miraban fijamente al cielo para no ver nada.

Pujol tuvo que confesar públicamente en julio del año pasado, que tenía “una fortunita” evadida en Andorra; lo hizo cuando supo que Hacienda tenía ya todos los datos en su mano para acorralarle.
Su confesión era justificativa: tengo unos millones en Andorra pero es un dinero que procede de la herencia de mi padre; él fue quien lo evadió hasta allí, y como está difunto, vaya usted a echarle cebada al rabo.

La confesión de Pujol, no ha hecho sino que reavivar el cúmulo de sospechas nunca despejadas, sobre la quiebra de Banca Catalana, cuando él era miembro del Consejo de Administración.
Pujol habla de una herencia, pero no ha mostrado ni un solo documento que lo demuestre.  

La confesión supuso el desplome del prestigio del patriarca, también el repudio del nacionalismo que lo había nombrado presidente de honor de Convergencia. Además de que Pujol perdió todos los honores que conservaba como ex president, sobre la familia Pujol saltaron los antiguos adversarios del pujolismo para despellejarlo. Es hora de rendir cuentas; durante los 23 años de president, Pujol era quien estaba en el poder y nadie intentó ninguna actuación legal contra él –excepto dos fiscales atrevidos-. Ahora sin embargo, cualquiera de sus adversarios es más poderoso que él, simplemente exigiéndole responsabilidades, cosa impensable mientras estaba en el cargo, puesto que Pujol no puede confesar la verdad.

Por si hubiera alguna duda de que el investigado, lo es formando parte del clan familiar, vemos que también su esposa y siete de sus hijos, resultan estar en estos momentos imputados por la justicia.

Su esposa, Marta Ferrusola, quien en su tiempo de primera dama catalana -y por increíble que parezca-, era reverenciada incluso por hasta ciertos sectores del socialismo catalán, aparece ahora investigada, puesto que junto con alguno de sus hijos, viajaba regularmente a Andorra en coche oficial y con escolta. Ferrusola ha declarado que iba a esquiar. Mentira señora, de abril y hasta noviembre no hay nieve en Andorra. Usted iría a otras cosas inconfesables –puesto que no las ha confesado-, pero a esquiar me temo que no.

Tampoco ayuda a doña Marta Ferrusola, que el Banco de España acabe de intervenir el Banco de Madrid, sucursal de Banca Privada d’Andorra (BPA), bajo la acusación de “actuar como vehículo para el blanqueo de capitales”. Recuerde doña Marta, que el BPA es el banco donde usted junto con su “familia privilegiada” tenían su dinero, no?

La sospecha ciudadana, es que la fortuna de los Pujol -en plural-, provenga o del saqueo de Banca Catalana, o de las comisiones sobre obras públicas –el famoso tres por ciento-. En el primer caso, fue un agujero bancario que hubo que tapar con dinero público y en el segundo caso, está claro que las comisiones se pagan sumándolas al total de la factura y la factura la pagábamos entre todos. Es decir que en ambos supuestos, estaríamos ante un saqueo de fondos de todos.

En la primera comparecencia, un Pujol muy cabreado, abroncó y amenazó a algunos de los allí presentes. Seguro que sabe cosas feas de algunos, lo que ocurre, es que el ex president, no previó que algún día se pudiera ver en ese feo lance y Pujol no tiene las pruebas. A estas alturas, no es lógico pensar, que si tuviera pruebas de cosas que pudieran afear la conducta de algunos, no las hubiera sacado ya?

Ante todo ello, no me cabe la menor duda, de que el Pujolismo, no era sino envolverse en la bandera para llenarse la cartera. Algunos lo insinuábamos ya por aquél entonces de la quiebra de Banca Catalana, siendo perfectamente conscientes de que esta insinuación era “políticamente incorrecta” en Cataluña, en una época en la cual, todos trataban vergonzosamente a Pujol, con guante de seda, pues una cosa es tratarlo correctamente según su cargo y otra muy distinta rendirle pleitesía, como hacían la mayor parte de la oposición, resignada ante el pujolismo rampante.

Donde ha acabado desembocando el pujolismo con todas sus mentiras, enriquecimientos y manipulaciones, lo podemos ver ahora en las maniobras fallidas de Artur Mas, heredero universal del pujolismo, quien sigue con las misma tácticas de Pujol.

Se comenta que el ex president está muy molesto con CiU porque no ha bloqueado, el tener que comparecer tanto él como el clan familiar en la Comisión de Investigación del Parlament.
En algunas de las comparecencias, hemos tenido que oír como decían que este interrogatorio que les están haciendo, no es sino un “ataque a Cataluña”. De eso nada, no conozco ningún catalán que se sienta atacado, cuando un ex presidente y familia, aparecen investigados por la policía, buscando nada menos que 1.800 millones de euros en paraísos fiscales.
En todo caso, de existir algún ataque, sería de la familia Pujol contra los catalanes.

Me pregunto si algún día sabremos, de donde ha salido tanto dinero? ¿Quiénes pueden responder a esta pregunta, seguirán mirando al cielo para no ver nada?

Mijail

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]