miércoles, 4 de marzo de 2015

Diario de a bordo

  
Una reforma hecha de tapadillo 

El Secretario de Estado para la Seguridad Social, Tomás Burgos, acaba de comparecer declarando  con cara de superioridad, que “estamos recaudando más, sin haber aumentado la afiliación”. Ante esto, quien desconozca los datos de la Seguridad Social, lo puede ver como un gran logro, aunque también puede verlo como un misterio. Sin embargo, les aseguro que no existe tal misterio. Lo que ocurre, es que nos dicen las cosas a medias. Es el viejo truco del almendruco: las que les son favorables las pregonan, las que les son desfavorables, se las callan.

El Secretario de Estado para la SS investido de pregonero mayor, debe o debería tener, la obligación de decirnos la verdad y nada más que la verdad. Debería por tanto, tener prohibido –él y el resto del Gobierno- decirnos medias verdades, o lo que es lo mismo: medias mentiras.

Creo que la función de un Gobierno, es gestionar lo mejor posible el presupuesto, solucionando los problemas generales, pero también debe tener la obligación de decir siempre la verdad. Por tanto, el Secretario de Estado, debía haber explicado toda la verdad del presupuesto del régimen general de la Seguridad Social.
En el presupuesto se dice, que para 2015, se espera que los 12,6 millones de trabajadores afiliados a la SS, aporten cada uno 6.199 euros al mes en cotizaciones sociales. El presupuesto prevé una base de cotización media de 1.802 euros al mes.
Según el presupuesto de 2015, las aportaciones aportadas por trabajadores y patronal al régimen general, devengarán 78.506 millones de €.
Esta cifra se parece a los 78.919 millones de € recaudados por el mismo concepto en 2008, al inicio de la crisis.

¿Cómo ha conseguido este milagro el Gobierno del Partido Popular?   El milagro es muy fácil de explicar: en 2008 se recaudó 78.919 millones con 14,9 millones de cotizantes, mientras que en 2015, se prevé recaudar 78.506 millones con 12,6 millones de afiliados.
El gran truco consiste –y esto no lo ha explicado el Secretario de Estado, Burgos-, en que cada asalariado o afiliado, aporta a la Seguridad Social, un 23% más que en 2008.
¿Cómo se le pueden olvidar estos datos?

Otra pata del milagrito que no aparece entre estos datos, pero que al final sí tiene repercusión en el presupuesto, es que han hecho otro cambio: en 2015, un trabajador del régimen general puede aportar como  cotización máxima 3.606 € al mes, mientras que si se jubila, su pensión máxima será sólo de 2.560 €

Al final la triquiñuela del milagrero, consiste en el viejo sistema de recaudar más, modificando y aumentando el porcentaje de cotización y rebajando las pensiones.
El PP ha hecho otra reforma, pero esta ha sido silenciosa, como de tapadillo y la oposición ni se había enterado, puesto que ni tan siquiera lo ha denunciado. ¿A que deben dedicar estos su tiempo?

Por tanto, cuando el presidente Rajoy nos lanza grandilocuentes discursos, pregonando los logros de su Gobierno, debería decir también, que si tienen tantos ingresos en la recaudación de la Seguridad Social, es porque nos han aplicado un aumento del 23% en las cotizaciones y han rebajado la pensión máxima. Pero lo han hecho como una reforma silenciosa. ¡Vaya, con el gallego!

Mijail

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]