martes, 1 de diciembre de 2009

El Confidente

¿Será investigado por la Justicia el caso MATSA?



Era a primeros de abril, cuando llegó a la opinión pública, el asunto de una subvención de 10’1 millones de euros (1.663 millones de pesetas), otorgada por la Junta de Andalucía en febrero de este año, a la empresa MATSA, siendo Manuel Chaves presidente de la Junta de Andalucía, mientras su propia hija, Paula Chaves, era apoderada de dicha empresa.

Según el denunciante, Sindicato Manos Limpias, dicen que en abril de 2008, el Ministerio de Industria había denegado a la empresa MATSA, ayudas equivalentes, a las dadas ahora por la Junta de Andalucía, porque el proyecto solicitado estaba ya en funcionamiento, lo cual contravenía la ley.

Dice la empresa MATSA, que Paula Chaves está vinculada laboralmente a la firma desde el 2 de julio de 2007, como responsable del departamento jurídico. En el Registro Mercantil de Huelva se inscribe en fecha 12 de noviembre de 2008, un apoderamiento a favor de Paula Chaves Iborra, teniendo entre otras atribuciones “comparecer ante cualquier oficina de la Comunidad Autónoma, instar toda clase de expedientes, solicitar, tramitar concesiones y autorizaciones administrativas de todas clases”.
La Junta de Andalucía modificó el 9 de noviembre de 2008, el precepto legal para poder dar subvenciones a proyectos ya iniciados.Fue en el 20 de enero de 2009, cuando el Gobierno de la Junta de Andalucía, presidido por Chaves, aprobó una subvención para MATSA de 10’1 millones de euros; Chaves la votó y firmó.Según juristas expertos, Chaves tenía que haberse inhibido del conocimiento de cualquier asunto, que interese a empresa donde figure cualquier persona de su familia, en virtud del artículo 7 de la Ley 3/2005 de Incompatibilidades de Altos Cargos y el artículo 16/2 del Decreto Incompatibilidades de la Junta de Andalucía, firmado por el propio Chaves.
Al verse descubierto, Chaves se defendió muy enfadado en el Congreso de los Diputados, diciendo: “Es una información falsa, rotundamente falsa, basada en manipulaciones”. En el pasado mes de junio añadió que su hija no había tenido participación alguna en la tramitación de la subvención: "ni como apoderada ni como nada".
Pues bien, ahora acaba de publicarse las declaraciones del apoderado que formalizó ante la Administración regional el expediente para acceder a las ayudas, Francisco Javier López Rubio, reconociendo que trabajó con Paula Chaves Iborra, a lo largo de toda la tramitación del expediente.

La publicación en prensa de parte del documento, en el que la firma de Paula Chaves, aparece aceptando la subvención, indica que Manuel Chaves no dijo la verdad en el Parlamento, por muy enfadado que se defendiera, pero también transparenta, que hubo irregularidades en la adjudicación. ¿Lo investigará la Justicia o mirará para otra parte?



(Artículo 7)
Ley Incompatibilidades 3/2005

(Artículo 16.2)
Decreto Incompatibilidades 176/2005, Junta Andalucía

Etiquetas:






<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]